Paganas patagonias

Paganas patagonias de Oscar Barrientos Bradasic.

LOM ediciones. Santiago, 2018, 143 páginas. ISBN: 978-956-00-1067-4 

 


 

La literatura de Oscar Barrientos Bradasic -escritor de origen croata y oriundo de Punta Arenas- se vincula estrechamente al territorio y paisaje magallánico, cuenta de ello da su producción narrativa asociada a las historias y aventuras de navegantes en los mares meridionales. En este sentido, Paganas patagonias (2018) no es la excepción, pues en la obra habitan lo fantástico, el humor y los imaginarios territoriales, añadiendo elementos que hablan de una modernidad austral, alejada cada vez más de la imagen romántica y parsimónica de antaño. 

Oscar Barrientos posee un vasto recorrido en la literatura desde que publicó su primer poemario Espadas y tabernas en 1988 hasta la actualidad, es así que ha transitado la poesía, el teatro, la novela, la crónica, el cómic y el cuento, como sucede en el caso específico de Paganas patagonias. Asimismo, parte de su obra ha sido traducida al croata, en conjunto con la de otros escritores magallánicos como Ramón Díaz Eterovic (2010), Juan Mihovilovich (2007) y Eugenio Mimica Barassi (2006). 

Su proyecto narrativo se asienta en la Patagonia como leitmotiv que vertebra gran parte de su literatura, es así que podemos encontrar relatos donde se alude a este espacio, principalmente, a través de la imagen de Aníbal Saratoga y Puerto Peregrino, representados en una tetralogía de novelas que han sido reunidas y publicadas por Emecé editores, conformada por El viento es un país que se fue, Quimera de Nariz Larga, Carabela portuguesa y Dos ataúdes, en las cuales se desarrolla la literatura de aventuras, terror y fantástica. 

En Paganas patagonias (2018) encontramos once relatos que se desarrollan en la Región de Magallanes y que exhiben sus imaginarios representados a través de un collage de personajes que circundan y recrean la sociedad austral. Es así que la obra georreferencia una zona que difiere de la modernidad centralizada en las grandes metrópolis que, a su vez, pareciese conformar un canon cosmopolita excluyente, exhibiendo -voluntaria o involuntariamente- al ámbito regional como un territorio prácticamente pre-moderno. De aquí, entonces, que surja el interés de Barrientos por mostrar la urbe puntarenense y los villorrios australes; además, de aludir a los procesos migratorios fundacionales y transitorios, estos últimos devenidos de la actividad turística de la zona; de este modo, se hace una crítica desde lo cotidiano, el humor y lo carnavalesco, a una sociedad cruzada por múltiples elementos culturales y la postmodernidad. 

Siguiendo esta línea, algunos relatos de Paganas patagonias pareciesen ir contra la postal pintoresca con la que se venden paquetes turísticos y que exponen al territorio magallánico de modo exotizado, como un lugar inhóspito y bucólico. Como ejemplo de esta crítica, podemos posicionar al cuento “Los pingüinos son aves migratorias” protagonizado por el “Cogote” Norambuena, emprendedor de poca monta que lleva a cabo una idea de negocio que es un fraude y que vende al Estado como el amaestramiento de pingüinos para evitar su migración en invierno, de manera de potenciar el turismo durante todo el año. Desde este punto de partida, se derriba y desarticula el engaño del éxito rápido como modelo triunfalista impulsado por el libre mercado y sus “oportunidades de negocio”, pues el amaestramiento de pingüinos, como es obvio, no funciona; sin embargo, a pesar de que el “Cogote” Norambuena debe huir del país, se continúa la licitación de su “emprendimiento”, por lo tanto, se devela la corrupción imperante en un sistema desregularizado y que desfachatadamente mantiene un status quo carente de ética. 

Desde esta misma arista, encontramos a “Claude”, relato que retrata la vida de un académico fanfarrón y mujeriego llamado Noam Ropert quien, a través de un pastiche teórico, diseña un concepto en conjunto con una investigadora -que es su última conquista-que denominan “castoridad”. La “castoridad” alude a la presencia de los castores como depredadores migratorios, cuya concepción es articulada como correlato de las migraciones sucedidas durante el siglo XIX en la zona. A pesar de que las charlas dictadas exhibiendo los principios de la “castoridad” fueron exitosas, el fracaso se evidencia cuando Amalia Benítez, novia de Ropert, adopta a un castor que denominan Claude -en honor al etnólogo Claude Lévi Strauss- con quien finalmente huye al bosque para entablar una relación zoofílica. Así, se lleva al extremo los principios de la “castoridad” y “Claude” se constituye como sátira que devela el peligro del relativismo académico y las últimas modas teóricas. 

Según Juan Mihovilovich: “… [el] paganismo presente en los relatos de Oscar Barrientos se desarrolla como la idea de un dios ausente o establecido en base a dioses accidentales y mentirosos de una modernidad falsa y estrafalaria…” que exhibe un mundo que desbarata sus mitos para mostrarlos desde el desencanto y el absurdo. En este sentido, en Paganas patagonias podemos situar la presencia de lo fantástico transgrediendo la realidad e insertando fenómenos prodigiosos, como los que suceden en el cuento “Ángeles con rostro de lechuza” que abre el mencionado libro y que, además, gana el primer lugar del Concurso Literario Fernando Santiván del año 2013. En esta narración se relata la aparición de una extraña especie antropomorfa denominada “terodo” que se convierte en amiga de un niño y que, posteriormente, es asesinada por su tío dado que provoca la muerte de las ovejas de la estancia. 

Podemos localizar lo fantástico desde la intervención de los medios telemáticos en la vida a través de cuentos como “Las cuitas del Dr. PC”, en éste un profesor ve desmoronarse su carrera cuando se descompone el computador que preserva el trabajo realizado durante años; por ello, acude donde un informático oligofrénico que rinde culto a las máquinas, quien es señalado como el único técnico que podría darle soluciones. Es aquí donde se eleva la presencia de un ángel robótico y mortífero denominado Vectrom, quien es capaz de sentenciar y apagar a un ordenador para siempre absorbiendo su última carga de energía; por consiguiente, el peligro que reviste Vectrom es la pérdida de la información y del saber almacenado durante años por el docente lo que, finalmente, es evitado gracias a la ayuda del Dr. PC. 

En el relato “No alienado en el paralelo 53” se releva el origen yugoslavo de los inmigrantes croatas ilustrado a través de la visita del Mariscal Tito traído desde el más allá por medio de una tecnología nueva y desconocida para el común de los mortales, pues a este método sólo pueden acceder personajes que han tenido un cierto tipo de poder terrenal con el fin de retornar a la vida y arreglar herencias o saciar deseos irresolutos. Así, el Mariscal Tito entabla conversaciones con diferentes personajes del panorama político y cultural de Punta Arenas, como el cónsul croata, a quien denomina de forma peyorativa como ustashá, -aludiendo al terrorismo nacionalista croata que declara sus ideales a través de su supremacía étnica-. En este sentido, podemos apreciar la simpatía por la extinta utopía socialista-independiente impulsada por el caudillo y que, posteriormente, se ve derrocada con la fundación del Estado croata. 

Por una parte, encontramos la alusión a la literatura de aventuras en cuentos como “Quillas como espadas” protagonizado por dos navegantes que recorren los villorrios inhóspitos del fin del mundo con una orquesta de pingüinos y focas. En este periplo se reúnen con una científica que vive en una isla desde la cual divisan una especie de nave fantasma que recorre las entrañas de la tierra. Cabe destacar que este relato gana en el año 2015 el Premio Iberoamericano de Cuentos Julio Cortázar en Cuba. Por otra parte, encontramos relatos memorables cargados de humor e ironía como “Bon Jovi se lo llevó todo”, en el cual el protagonista encarna la copia chilena del cantante estadounidense que, con el pasar de los años, se transforma en una especie de personaje anacrónico y pasado de moda, destronado por un doble más joven del rockero glam. 

A modo de resumen, podemos evidenciar que en Paganas patagonias se presentan temáticas como la pérdida de fe en la razón y la ciencia; no obstante, en contrapartida se rinde culto a la tecnología y se relevan imágenes míticas. Además, de presentarnos a una sociedad de consumo y la desacralización del poder político a través de una estética que nos muestra a los personajes desde sus imperfecciones y excentricidades carnavalescas, ejemplo de esto son cuentos como “Big Mouth”, “Marioneta Meridional” y “Corazón de látex”. 

Estela Imigo Gueregat 

Universidad Austral deChile, Chile

estelaimigog@gmail.com