Editorialidad expandida2021

Almacén Editorial, uno de los proyectos editoriales más potentes de la región del Biobío, organizó durante 2021 el ciclo de residencias editorialidad expandida:

El ciclo de residencias editoriales 2021 de Almacén Editorial, financiado por el Plan Nacional de la Lectura del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, busca propiciar el diálogo entre artistas, gestores/as, arquitectos/as y escritores/as. Si bien nuestros invitados e invitadas provienen de distintos ámbitos de la producción artística y/o cultural, lo que les une es el vínculo con el campo editorial. Precisamente, este espacio en común es lo que esperamos sea objeto de reflexión por parte de las duplas convocadas, modalidad que enfatiza la impronta dialógica de las residencias. En cuanto a los resultados o más bien las ideas que puedan surgir de cada residencia, lo concebimos como algo abierto y sujeto a la dinámica propia de las duplas de residentes. En relación a lo mismo, hablamos de “coedición” para referirnos a este ejercicio, en tanto se pretende que las ideas surgidas a partir del diálogo entre los/as residentes/as sean de algún modo editorializadas y formen así parte de la publicación final, producida e impresa por Almacén Editorial.

El concepto que opera como eje de las residencias es Editorialidad Expandida. Con ello nos estamos refiriendo, en primer lugar, al carácter expandido del campo editorial en tanto hoy en día ocupa un lugar preponderante en la producción, difusión y circulación de diversas expresiones artísticas y culturales. En este sentido, se busca precisamente enfatizar el diálogo e intercambio entre agentes provenientes de diferentes áreas artísticas y que se vinculan de uno u otro modo al desarrollo del campo editorial (ya sea desde la creación, la edición, la gestión, la curatoría, etc.).

Gracias totales, Almacén!

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Editorialidad expandida2021

Cuentos cerrados de Manuel Roblejo Proenza

Manuel Roblejo Proenza (Bayamo, Cuba) fue el ganador del Concurso Alfonso Alcalde de Literatura, convocado por Al Aire Libro en 2019. El premio contó con el patrocinio de la Ilustre Municipalidad de Tomé, con una dotación de 1 millón de pesos chilenos para la obra ganadora, más la publicación en nuestra editorial. El jurado estuvo compuesto por Cristian Geisse, Juan Carlos Mestre, Luis Torres, Damsi Figueroa y Ricardo Monserrat.

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Cuentos cerrados de Manuel Roblejo Proenza

Prólogo a Filopóiesis de Juan Henríquez, por Ricardo Salas

Este texto del profesor de filosofía Juan Henríquez, y Máster en entornos de enseñanza y aprendizaje mediados por tecnologías digitales, es un ejercicio filosófico y educativo para fundamentar las potencialidades del lenguaje humano para decir y expresar, desde el misterio del sentido, las búsquedas existenciales, educativas y tecnológicas de los seres humanos en nuestra era global. Esto es lo que encontramos en Filopóiesis. Una reflexión sobre la alteridad en la filosofía latinoamericana.

Conocí al autor cuando era un joven estudiante de pedagogía en filosofía en tiempos del laboratorio neoliberal donde las universidades chilenas querían emular a los grandes centros especializados, y en que el mayor orgullo era ser parte del ranking de las mejores del mundo, y donde los colegios privados publicitaban que ahí estudiaban los mejores, y que los puntajes de sus estudiantes eran inigualables. No había alteridad ni solidaridad en ese sistema, sino únicamente el triunfo de la mismidad competitiva.

Eran además tiempos difíciles para exponer la grandeza de las palabras y de los símbolos que hablaban de la dimensión sapiencial de nuestros topoi y de los saberes culturales de nuestras gentes. Las referencias a la filosofía y a las culturas latinoamericanas al mismo tiempo eran expurgadas de un tipo de educación exitista que aseguraba la competitividad y la aséptica tecnología de la era global, que se expresaba en lenguaje anglosajón. Eran convicciones que ya las expresaba con maestría H. Giannini profusamente citado.

En ese contexto el joven profesor de filosofía mantuvo permanentemente sus vínculos con un contexto donde las palabras fuertes de los mitos y de los símbolos indicaban una dirección cuestionadora de ese marco esterilizante de la educación mercantilizada y la búsqueda de otra lógica, de la que es propia e interna de los saberes arraigados en el “estar”. Parte de ese espíritu inspiraba al movimiento estudiantil que iniciaba cambios en el país. De esta convicción nace su preocupación por repensar la educación en un Chile latinoamericano y nutrirse del simbolismo y del pensamiento crítico, y por la que recoge los mejores hitos de las reflexiones de los amigos trasandinos: R. Kusch, D. Picotti, J.C. Scannone y E. Dussel. Y tiene plena razón al decir que este pensamiento es filopoiético porque crea otras sociedades.

Esta mirada latinoamericana contextualizada por el filósofo Juan Henríquez la ubica en el terreno de una reiterada discusión occidental acerca del vínculo hermenéutico entre lo que la lengua griega denomina como mythos y  lógos. El texto así retoma las preguntas que ya discutíamos hace veinte años acerca del sentido mismo del pensar occidental, entre otras ¿es correcta la interpretación prevaleciente que ambas nociones se oponen? al decir del neopositivismo; ¿no existe también la tentación filosófica de extraer un lógos del mythos, como lo previene Ricoeur? ¿y también que los logoi refieren a ciertos mythoi, como nos enseña Panikkar?

Aquí el texto propone como clave de lectura la historia europea de la filosofía: desde el legado platónico pasando por los tropos de la escolástica y nos trae hasta tradición de G.B. Vico y los grandes poetas románticos alemanes.

En ese esfuerzo histórico–filosófico Juan Henríquez se apoya en filósofos que se han detenido a pensar en el verbo poético, M. Heidegger, M. Zambrano, y P. Ricoeur, para recordarnos que la poesía y la filosofía están hermanadas por el común destino del decir y del proferir una existencia enigmática.

En suma, el texto nos presente una Filopóiesis como el esfuerzo histórico – cultural que lleva a entender el vínculo entre la palabra poética y la palabra filosófica que cumple su plena labor en la medida en que contribuye a romper el vínculo de la formación instrumental -educación bancaria, le llamaba P. Freire- con una sociedad servil por tanto tiempo al Capital, y avanza en procesos de desalienación que contribuyen a encontrar lo que esboza una antropología popular americana.

Filopóiesis es entonces una nueva propuesta de abrir lo acostumbrado a lo inédito, a lo que se busca en el terreno de las utopías de las relaciones humanas, en las que los profesores y los estudiantes no valen por lo que producen sino fundamentalmente porque son capaces de reconocerse en el diálogo como miembros de una misma comunidad política.

A eso nos invita este texto, abrir-se / nos / les   a las nuevas generaciones al deseo de filosofía y a la creatividad, matrices ambas de las culturas populares donde se generan las relaciones afectivas y cognitivas de la intersubjetividad, y en que se superan las formas de inautenticidad de una racionalidad estratégica del Capital para abrirnos a una racionalidad pletórica de nuevos sentidos de lo humano y de lo divino.   

El texto no conduce a la disyunción entre la creatividad y las nuevas formas de la tecnología educativa. En los primeros inicios de su formación, el estudiante Juan Henríquez marca su apuesta por las nuevas formas de creatividad y la comunicación digital, hoy como profesor experimentado en ese espacio nuevo nos lleva a practicar las nuevas formas de interacción icónica entre los significados y las alteridades. Aquí detengo mi reflexión de viejo maestro.

Para los más jóvenes, es mucho mejor experimentarlo y vivirlo. Simplemente les invito a recorrer ese espacio simbólico–virtual de ese ir y venir pedagógico en la cultura digital adveniente que Juan Henríquez conoce bien y que ha mantenido por años. Por ello les invito a navegar por el sitio web que él mismo ha creado con este mismo nombre para impregnarnos de su singular propuesta filosófica y poética e interactuar con ella (https://www.filopoiesis.cl/autor).

Ricardo Salas Astrain

Santísima Concepción, enero 2022.

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Prólogo a Filopóiesis de Juan Henríquez, por Ricardo Salas

Prólogo a Los drones previsibles de Argania Inostroza

Argania Inostroza, 

antes conocido como Argania Espinoza, 

en escena con

Los drones previsibles (ediciones delakostra). 

prólogo de 

pi L.

Derribando drones

Desde el alto cielo del que maldice Violeta hasta los bajos de nuestros ánimos quebrados en lo imposible de un horizonte común, la guerra civil aparece hace un buen rato como categoría ineludible para pensar de un modo vitalista las conflictividades del presente. Aquello que pudiera resonar contradictorio, digamos la afirmación de la vida en el conflicto mismo, por el contrario constituye la única condición que no nos exime a cuerpo entero de la tragedia. Es nuestra condición de presencia lo mismo que de agencia. La capacidad de actuar, siempre de manera colectiva, a contramano de las múltiples coerciones que limitan nuestras vidas a la mera reproducción.

Si las formaciones bélicas hasta bien entrado el siglo XX se caracterizaron por el enfrentamiento físico de las fuerzas antagónicas, la mundialización de la guerra (que implica al mismo tiempo la militarización de las esferas de lo cotidiano y la expansión del Imperio a todo dominio civil) nos devuelve a la pregunta fundamental por el valor de la vida. Dicho de otra forma, la guerra civil mundial devela explícitamente la diferencia entre aquellas vidas que merecen ser vividas de las que no, exponiendo la lógica de sacrificio sobre la que se erige cualquier sistema de gobierno. El carácter militar no es sólo inherente a las dictaduras, sino que se presenta como la herramienta principal de toda democracia para paliar el disenso en su interior. Tan evidente como esto es el peligro de intentar franquear la democracia bajo el ideologema abstracto de la paz. Pues como escribe Argania en su libro anteriormente publicado (Dicho de Chile, Ed. Al Aire Libro): “yo no quiero paz en la Araucanía / quiero paz en el Wallmapu / que es bien distinto”.

Por lo tanto, un abordaje poético de la guerra civil en curso, no puede dejar de estar situado de lleno en el dolor de la carne avasallada, como sucede muy de pie en la tierra en La avanzada. Con un lenguaje poético y narrativo, a ratos ripioso producto de los tecnicismos militares y otras cifras, el libro va pergeñando un estilo mutante, en el que deslumbra la encarnación de voces muy difíciles de abordar con justeza, como los «operadores», cuando no imposibles, como la propia voz del dron, que no es una inteligencia artificial autónoma sino el dispositivo de exterminación sin vulnerabilidad del atacante (como dice Chamayou). La sobrecarga de imágenes, la sobreadjetivación, los hipérbaton, títulos y subtítulos muy significantes, todo esto en poemas predominantemente extensos, provoca una sensación de saturación y apunta al exceso, con una rimbombancia bastante latinoamericana. Ante esa demasía de referentes superpuestos, quizás cabría detenerse en lo que «todavía» podemos leer, aun en el cansancio de nuestras retinas inmersas en el vertedero de la industria visual.

Una primera versión de estos poemas circuló en formato fanzine para la primera Feria de Editoriales Independientes del Bío Bío, realizada en el invierno de 2019. Unos meses después, estalló la revuelta en todos los territorios dominados por el Estado chileno, y nos encontramos en el fuego, y nos conjuramos en la noche. La guerra nos fue explícitamente declarada. Más abierta, más brutal, más intensa.

Pero acá donde la genealogía del crimen indica que el terrorismo siempre ha sido de Estado, donde han hecho plenos efectos los manuales de tortura de la «Compañía»; aquí & ahora (como antes, como siempre), están nuestros cuerpos frágiles y sensibles, chocando y palpitando en las calles melancólicas de ardor. Pieles vibrátiles y llamaradas. Lágrimas de odio y dignidad ante los Mowag, en medio de los bosques devastados, que son la Jungla de Tarzán para los encasquetados persecutores de la rebeldía, quienes libran canalla cacería en posición de playstation.

La costra que habitamos de sur a norte rebosa el pus de la venganza, bajo el cual prolifera lo indómito e insospechado que es la potencia de los pueblos. Vientos marinos o cordilleranos nos hacen cariño y anuncian tempestades. El arte de la opacidad se entrena en la amistad con la neblina. Así, las alianzas ancestrales entre humanos y no humanos, formas vivas en la tierra y en las aguas, son capaces de evadir a las máquinas de muerte de la contrainsurgencia. Así también nosotrxs mismxs, con las fuerzas e inteligencias puestas en común discreción, podemos desprogramar sus propias lógicas mortíferas. Porque la falacia angular de la razón imperial es su sed insaciable de control, el apetito voraz de tragarse el cielo. Sin embargo, muerto dios, se atoran solos. Y solos mueren, en la tierra al fin y al cabo.

pi L.

ediciones delakostra

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Prólogo a Los drones previsibles de Argania Inostroza

Presencia poética en Folclórica.doc de Alexis Figueroa

En el último lanzamiento y presentación del libro Fragmentos de una biblioteca transparente II (2018), de Alexis Figueroa (Chile, 1956) y Claudio Romo (Chile, 1968), Figueroa destacó su método de trabajo como uno desusado. Junto con Romo, Figueroa recibe conjuntos de imágenes y a partir de ellas Figueroa construye los textos; cada grupo de imágenes está compendiado como fragmentos de varios libros. Fragmentos, trabaja con los conceptos de exploración cultural y fantasía. Post humanismo, sociología de los vegetales, zonas abstractas de la realidad, teología, y más. Se trata de libros sin existencia. Antesalas. Libros capaces de llevar al lector borgeano al Ovum. Me hacen pensar en que en el último tiempo una de las potencias literarias, esa ficción tomándose la realidad, es la atracción de Claudio Romo. Herbolaria memorabile (2021) prosigue esta exploración. Un catálogo imaginario. Figueroa, según Romo, le dio mayor profundidad a sus imágenes con sus textos. Una de las referencias fue Solaris (1968), del escritor polaco Stanislaw Lem. Pero vamos a ese siglo diecinueve donde habitan los espíritus melancólicos dándose cuenta de lo finisecular de su vida y de su cultura, el personaje crepuscular de Alexis Figueroa. Estos personajes quedan en el limbo o parnaso o purgatorio de ese instante cuando la edad se da cuenta de su transcurso. Un reconocimiento de lo indefectible fatal. La presencia del personaje crepuscular es intensa y desatenta de su propia velocidad. Y allí sucede, según yo, algo de lo mejor del proyecto de la escritura de antesala: su pleno despliegue o la creación de su transparencia; mientras que la prevalencia tonal del crepúsculo sobre el personaje construido con plena exclusividad presenta muchas ventajas para el proyecto de la escritura de antesala, pues es capaz de comunicarse sentimentalmente. La melancolía tiene importantes dosis de tristeza y la tristeza es universal, nadie es absolutamente prescindible de su presencia, pero esta universalidad es breve, sucinta al ser procesada por un tamiz, por mutaciones de las formas humano corporales, como es el caso del libro de Figueroa y Romo, o mediante el resalto in extremis hiperrealista o mimético, provocador cuando Alexis lo narra en un personaje en desuso, como él dice; receptivamente, lleva a un nuevo estadio de la situación al mejor proyecto borgeano de Tlön, la respiración del espíritu constitutivo del minotauro.

En Folclórica.doc (2010) se da un mecanismo escritural también muy llamativo. Se descubre y describe, mediante interjecciones propias de una lengua tecnológica o tecnologizada –“túnel ideomático, telescopio difractor” (13)– a los “labriegos en el atardecer” (13). Lo llamativo ocurre –con respecto a la voz poética– cuando ella toma especial distancia para lograr denotar su tonalidad discursiva que no es propia ni exclusivamente de clase ni de género; más bien, se destaca por su atemporalidad y por su apariencia; concretándose su existencia medial en el espacio del texto (en el sentido de medium). El desapego humano es tan efectivo como reticente. En qué modo. En que mientras por un lado la voz poética ha asumido la existencia material-maquinal o técnica o problemática de todo lo viviente (sin explicitar cómo se ha llegado a este estado –es por esta razón, entre otras, que se trata de un libro de poesía y no de narrativa; no tiene esa necesidad, ni aun subyacente), como en el poema Vacas (21):

Oh, tests de Roscharch ambulatorios.
Oh, semifractales de arte op.

Oh, alfombras rústicas
que paseáis entre la alfalfa,
ajeno el día en que os degollarán…

Ganado el viento sobre el campo,
vacas blanquinegras
cubiertas de,
cubiertas de pelaje corto.

Leche y noche en el pellejo,
le dan con palo corto y con el largo
en la panza en el bonete
en el librillo y cuajo.

Luna y noche…
estas máquinas de carne que aquí ves…
estos muss de calcio y carboncillo…
estos poufs de sicodelia sesentera…

Al atardecer regresan lentas al cercado,
mientras la luz leve,
gris,
somera,
desdibuja sus mantillas de ajedrez.
En el silencio
muu…
en el silencio
muu…
mugen. (21-22)

Como leemos, salvo la luz–día (por libre acción), todo lo demás está ceñido, configurado, diseñado, armado, solidificado, encarnizado, de una manera similar a la encarnación cultural del hablante lírico –aquí la reticencia–, quien, pudiendo quedarse en su espiritual medialidad, aterriza sin embargo en Chile, en “El ómnibus” que va de Santiago a Concepción (13) y en el “almuerzo caminero” (14): en el Valle de Chile Central (15).

Si volvemos al autor –Alexis Figueroa– esta mezcla no es extraña en la medida en que Figueroa hace de su observación de la realidad interior y exterior una manera de ejercer la crítica cultural. En efecto, Figueroa es Editor General del periódico NN, impreso y de circulación nacional (Chile). En la Editorial del Nº18, titulada ¿País o Paisaje?, la pregunta central, que al parecer sería la pregunta central de la sociedad chilena actual, gira en torno a la dicotomía individual-común; un antiguo problema filosófico quizás solo comparable al del huevo o la gallina. Esta dicotomía, en el mejor sentido, adquiere profundidad microscópica, pero –en términos estrictos de reflexividad epistémica– adolece del riesgo reduccionista.  Es decir, asume que los individuos serían presas de algo así como: you are you and the others are the others. Thats all. Con el tenebroso agregado del marco normativo pandémico.

Alexis Figueroa ha sido y es una de las mentalidades poéticas chilenas más anticipadas en cuanto a los cambios culturales suscitados en Chile a partir de mediados de la década de 1980 con el advenimiento de la sociedad de consumo, la masificación de la educación académica formal, del acceso a la tecnología y la consolidación del régimen democrático-liberal postdictatorial; su ópera prima, Vírgenes del Sol Inn Cabaret, publicada en 1986, espectaculariza las consecuencias de la Aldea Global (McLuhan, 1962, 1964, 1968) y las ridiculiza en parte con un estilo que Adriana Valdés –a propósito de  Lihn (Chile, 1929–1988), Marín (Chile, 1934–2019) y su personaje Gerardo de Pompier– ha llamado tics redivivos asumidos y mimetizados en un discurso que los pone en evidencia (o happenigcontracultural). Creo, personalmente, que Figueroa supera esa propuesta de Lihn y Marín cuando no ha desatendido en ningún instante su happening del desafío de construir un propio mundo histórico para su propia expresividad poética de anclajes culturales asumidos:

Por un momento me vi dentro de un cuento
te digo, todos mendigos en una cantina
del medioevo en América,
pasando con la cabeza gacha
bajo las sombras de las catedrales,
con la cabeza muy baja mientras los hombres del templo
salían a ofrecer sus tarjetas,
“Vente, vente a visitar nuestro reino,
tómate un crédito para toda la vida”
anunciaban, y después:
“trabaja y revienta feliz porque ahora te encuentras
con un pie en el cielo”.

Por un momento me vi en la escena de un cuento
en una extraña edad media,
y recordé a las personas
que veo caminando al trabajo
en las nacientes mañanas.
Gibados mendigos de harapos y sueños,
penitentes arreados a la catedral del dinero”. (46-47)

Darwin Rodríguez Suazo

Bibliografía
Figueroa, A. (2009). Folclórica.doc. Tomé: Al Aire Libro.
Figueroa, A. (1986). Vírgenes del Sol Inn Cabaret. Concepción: Anibal Pinto.
Figueroa, A., & Romo, C. (2018). Fragmentos de una biblioteca transparente II. Santiago: Erdosain.
–(2021). Herbolaria memorabile. Modena: Logos Edizioni.
Borges, J. L. (2006). Ficciones. Madrid: Alianza Editorial.
Lem, S. (1968). Solaris. Barcelona: Minotauro.
McLuhan, M. (1996). Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano. Barcelona: Paidós.
McLuhan, M., & Powers, B. (1995). La Aldea Global. Barcelona: Gedisa.
McLuhan, M. (1962). The Gutemberg Galaxy. Toronto: University of Toronto Press.
Periódico NN [Editorial]. (abril de 2021). ¿País o Paisaje? NN(8), pág. 3.
Valdés, A. (enero-febrero de 1978). Escritura y Silenciamiento. Mensaje (28).
Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Presencia poética en Folclórica.doc de Alexis Figueroa

Notas sobre la traducción

Por Alberto Bravo

Constructos Planilineales es la tesis doctoral de Mark Fisher (1968-2017), entregada en 1999 a la Universidad de Warwick, Inglaterra. Esta traducción está hecha a partir de un archivo corregido en el que se editó y agregó un par de párrafos para corregir algunos problemas menores en el original de 1999, misma edición que ha sido reeditada y propagada, y que “todos estamos cansados de leer en html” –según el común acuerdo de quienes vagan por los repositorios académicos escondidos en las datacumbas del ciberespacio (nos incluimos). Hemos omitido el Resumen [Abstract] porque resulta redundante, considerando que la Introducción cumple el mismo papel, y de forma ampliada. También, hemos optado por mantener en inglés el título de los documentos citados; esto, más que nada, por una cuestión de estilo, ya que algunos de los documentos no han sido traducidos al español. Sin embargo, en la sección Bibliografía hemos añadido las referencias a los documentos que sí están disponibles en español. En lo referente a los conceptos, en la mayoría de los casos hemos optado por mantener las palabras con las que han sido traducidos con anterioridad o el uso común en español, haciendo algunos cambios que se señalan en las notas de traductor –las notas de autor están numeradas en indoarábigo moderno y las notas de traductor en romano.

A lo largo de este estudio hemos optado por traducir indiscriminadamente la palabra “loop” por “bucle”; esto, porque siempre se mantiene su sentido de “recursividad de fujo”, y porque sólo en una ocasión se hace guiño a otro de sus significados, a decir, “cinta”, “tira”, o “lazo” (ver la cita a Baudrillard en la nota 31 de la sección 4.4 Ciencia social / ciencia ficción social) –algo que tampoco perturba el sentido de bucle. Otra palabra que hemos traducido de modo distinto es “haunt” (y sus variaciones), que durante todo el libro aparecerá como “acechar” (y sus variaciones); esto, para recalcar la efectividad material que los elementos acechantes tienen en lo que tienden a desbordar, algo que difere de la noción de “espectralidad” que tomará la misma palabra en textos posteriores (ver Los fantasmas de mi vida, trad. Fernando Brujo, Caja Negra) y que es renegada a lo largo de este texto. También, hemos optado por usar cursiva al escribir “devenir algo” cuando Fisher ha empleado una conjunción por guion –“becoming-animal”, por ejemplo– para referir a la idea deleuzoguattariana de devenir. Para terminar, nuestra elección de traducir “flatline” por “planilineal” (o, según el caso “planilinealidad”) se sostiene en cómo lo presenta Gibson y en cómo lo integra Fisher. Gibson presenta lo planilineal en dos sentidos: el primero es un eufemismo para referirse a la muerte o la perdida de la consciencia, originado a partir de la línea plana que registra y marca la ausencia de actividad en un EEG (planilineal[idad]); el segundo es para referirse a entidades operativas creadas a partir de datos cerebrales de personas que alguna vez estuvieron vivas (constructos planilineales). Fisher integra los dos sentidos gibsonianos –hacer representable lo concreto (por naturaleza abstracto) y hacer abstracto lo discreto (por naturaleza representado)– en su noción de continuum anorgánico: una zona de inmanentización en la que, ulteriormente, lo abstracto termina por inundar todo espacio de representación, y donde cada individualidad deviene un modo de expresión para esta heterogeneidad abstracta que se despliega desde el exterior de la representación. Al sostenerse de esto, Fisher señalará que los elementos de su materialismo gótico son planilineales: multiplicidades de líneas heterogéneas, inmanentes y planas con el continuum anorgánico, cuya agencia y operatividad no depende de una vitalidad orgánica, ni de la consciencia o la razón, sino de una astucia siniestra y vital. Con esto en mente, podemos entender que “línea plana” no es la mejor traducción para lo que implica el concepto de “flatline”, mientras que “planilineal” permite describir sus sentidos de forma más adecuada: (1) planilineales: multiplicidades (de líneas) planas; (2) planilinealizar: devenir anorgánico y acceder a estados inconscientes o extraconscientes; y (3) planilinealidad: anorganicidad.

NF: Agradecemos también a algunos avatares virtuales por leer el crudo de la traducción y ayudarnos en las correcciones; en especial a Arispejal, Bilam y Diequ.

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Notas sobre la traducción

Más allá y más acá de las palabras. Sobre Sociudad de Kerstin Möller.

Por Ángela Neira-Muñoz

I

La escritura ha escrito a la poeta, y pareciera que la acción de escribir ocurre desde afuera hacia adentro, pues el texto inicia con el capítulo ‘La carcaza’, luego, ‘Las entrañas’ y, para finalizar, ‘So’. Estrategia circular a primera vista. Sin embargo, cuando leemos ‘más acá’ del lenguaje como sistema, se logra vislumbrar que los procesos escriturales de estas páginas experimentan con todo tipo de nociones cristalizadas por la racionalidad (y sus direcciones cognitivas y de sentido).

II

Estamos frente a una poesía que se podría definir como ‘visual’, no obstante, me interesa proponer que lo realmente importante aquí es ‘lo sonoro’. La obra ‘dice’ y ‘se expresa’ a través de la configuración vibrante de las palabras. De hecho, los espacios en blanco nos entregan guiños de una serie de ruidos acumulados del exterior (la ciudad). Sin embargo, es muy probable que también ‘vengan’ del interior (del yo). Por esto, propongo el texto ‘más acá’ y ‘más allá’ de lo que podría ofrecer el análisis estructural y canónico de una pieza literaria, pues éste no sería suficiente para dar cuenta de Sociudad.

III

El lenguaje disperso y el aparente caos de la disposición textual colaboran para ordenar los recuerdos de un modo distinto. La memoria es un espacio inconmensurable, por lo tanto, inefable. La figura es silenciosa. Pienso en el sonido del silencio y en la operación discursiva que propone el rescate de la oralidad, tal una ‘psicodinámica’. Las letras aquí son un recurso. La tipografía es seleccionada más allá de la letra, por eso se modifica cuando el motivo de la escritura cambia. La escritora elige cada sonido para expresar y sentirse expresada (M m m m, m m. Mmmmm…)

IV

De este modo, llegamos a Las Entrañas o al ‘más acá’, que nos regala una de las escenas más íntimas del poemario: “Y le pido perdón a la hormiga que maté”. Luego, ingresamos a un estado casi onírico, pero no al clásico que se construye por la dislocación de tiempos y espacios, sino a uno que está y ocurre en un ‘entre’ o paréntesis donde las diversas voces son y están. La decisión de la autora es quedarse ahí, y es tan lúcida que logra entender que“el silencio se aburre”. Sugiero ‘leer’ la palabra ‘aburrimiento’ desde el latín abhorrere, que en español significa algo así como‘horror al vacío’. Y claro, este espacio silencioso, vacío, la autora lo ‘ocupa’ con un sinfín de adjetivos, saturándolo con el sonido de las palabras, construyendo un perfecto oxímoron, pues es tanto el ‘miedo al vacío’ que decide ‘repletarlo’ de lenguaje llegando a un paroxismo inenarrable. Entonces, de vuelta al vacío.

V

Kerstin Möller, logra yuxtaponer los espacios interiores y los exteriores a través de juegos de palabras que merodean con desparpajo la frontera de lo de dentro y lo de afuera, aun cuando afuera está lo desconocido, lo hostil (frases morbosas de publicidad, descripciones grotescas, narraciones violentas que espectacularizan la desgracia, entre otros asuntos) ‘Sociudad’ comunica estos espacios; el domicilio (nuestra casa, que es nuestro cuerpo, que es nuestro yo) y la calle (la ciudad, que es la urbe, que es el otro/la otra). Es decir, sitúa y conjuga en este libro el lugar del ser para sí con el lugar del ser para las otras /otros. En este sentido, el espacio del afuera es una especie de ‘caos’ y sólo con la realización de un rito podría ser ordenado. Este acto será para Kerstin, la escritura, aunque como dice Diamela Eltit:“El lenguaje, además de poderoso, me parece represivo, opresivo. Pero no estoy segura de que el lenguaje ordene el caos; puede, en algunos casos, detonarlo”

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Más allá y más acá de las palabras. Sobre Sociudad de Kerstin Möller.

cambio de rollo / cambio de sábanas: sobre Miramar Hotel de Egor Mardones.

cambio de rollo / cambio de sábanas: sobre Miramar Hotel de Egor Mardones.

La pretensión de Miramar Hotel (2013) es un imposible: emular en un libro la experiencia cinematográfica. Un tarde Jaime Huenún (Chile, 1967) me dijo que aún estábamos lejos del día en que el libro soñado por Egor Mardones (Chile, 1957) pudiera existir. No lo dijo con pesar, debo aclarar. Ambos sonreímos pensando en esos cineastas que esperan por décadas el avance de la tecnología para que sus imágenes puedan ser realidad. Y así y todo, Miramar Hotel está increíblemente cerca de lograr su cometido.

Pero antes de eso, ¿qué es Miramar Hotel?

El nombre completo del libro es Miramar Hotel Revisited (1985-1988); 20x20x0,8 cm, 105 páginas numeradas, editado el año 2013. De Miramar Hotel se imprimieron solo 200 ejemplares. La portada contiene una imagen de Juan Domingo Dávila (Chile, 1946).

Hace tres años, en 2019, comencé una indagatoria sobre Taxi Driver (2009) de Egor Mardones donde, entre otras cosas, concordé con Soledad Bianchi (2009) en que una de las principales operaciones de Egor Mardones para crear sus textos poéticos consistía en la compaginación literaria o citas sobre citas o referencialidad estetizada, entre medio de lo cual se oculta –de manera vampiresca en Miramar Hotel– el eventual hablante lírico. Y hoy, escuchando una entrevista a Claire Mercier, creo que Miramar Hotel es también nota del reino sinfónico del goce y del dolor:

 
Un gran principio de violencia
regía nuestras costumbres. 
                                               Saint-John Perse (95)

 

El libro comienza con la conocida cuenta regresiva del cine clásico, 4-3-2-1… a la cual le siguen breves versos: a tus viejos/ que nunca lo sabrán/ y a ti/ que tampoco (9); luego, marca registrada del autor: una cita que da cuenta casi a plenitud de lo que será el cuerpo del libro:

 
El texto, como la obra, inventa a su destinatario:
lo postula, lo imagina, lo desea y, en este sentido,
el destinatario viene a ser el resultado de lo que
los textos construyen como su posibilidad de lectura.
                                                                                              N.R. (11)

 

Como se indica en la página 17, el PLANO GENERAL del libro está compuesto por:

 
CIELORRASO/ (PRE)TEXTO: “Miramar hotel”.
 
PAREDES/ banda de imagen: “imaginería sentimental de segunda”.

 
PISO/ original soundtrack: “desvelo”, tango de cadícamo & bonessi.

 

Donde uno de los aciertos del libro tiene que ver con el uso de recortes o imágenes de cómics, de pinturas, fotografías, fotogramas de películas y otros, que van intercalando los recursos propiamente textuales, dándole al libro una velocidad casi audiovisual cuyas posibilidades, como decíamos, están completamente dadas a nuevas lecturas:

 
sábana / pantalla en blanco (desechable)
cuartito azul de su primer amor ampolletas saltando en mil de manera
por cuanto entonces él pasó con otra PRIMER PLANO yo lo vi 03 am alguien
que anda     por ahí hijos de la gran virgen         el susto que nos dan NADA PUH
QUÉ    LEH    VOYADECIR  los cuerpos ardientes en la ventana los vi claritos así
como los estoy viendo a usté la película terminó sin el coito final PICADO     tú que
salías en            livianita de ropas calentando a comandantes      en jefe CONTRAPI-
CADO cuarto mundo tiempo en que mis relaciones y mis amistades se reían de no-
sotras de un puntapié le volaron los dientes dios tarda y olvida EH TOO CUANTO
PUEO DECIR fue algo terrible aunque todo encaja     joven despistado dijo que él
nada tenía que ver con el asunto que había que ser loco o huevón pasereso loco sí pi-
rómano todavía no la pantalla el olvido institucionalizado el decorado apocalip-
sis now se devora      lentamente el miramar hotel PLANO GENERAL las llamas el
humo las explosiones las balas locas el aullido de las ambulancias cortando la no-
che TRAVELLING por ahí podrían encontrar alguna pista aunque no soy digno ni
merecedero YA TE DIJE TODO LO QUE SABÍA cacha el humito parece una película un 
video de sueños y las explosiones y el     rojo    tecnicolor lloran gritan se vienen
abajo en CÁMARA LENTA con cineastas así cualquiera proyecta una    buena ima-
gen doble en    blanco     es alcanzada por las llamas desta historia YO NO SE NAA
las explosiones iluminan la noche de EFECTOS ESPECIALES pueblan de ruidos la
BANDA SONORA desbordan de placer y dolor a LOS ACTORES te digo mujer se está
incendiando no es un sueño no estoy volao         no es el cine ya no el último tango ni
marlon brando enmantequillando contra natura a la maría schneider LA CENSURA
no existe mi amor vicios privados vivo el ojo de quevedo en video FUNDIDO chúpa-
me el lolypopmoderno           NAA conchetumadre mueva las caderas más a fondo mi
gatofritz así que poeta el huevón detenidos y confesos ante el todopodero-
so PLANO AMERICANO nada que hacer lo sentimos mucho señora cuar-
tucho descascarado de su más primer dolor reflectores MÁS YO NO SÉ
vos escribiste esto UNA  VOZ  EN  OFF  AAAGGGHHH   FINAL ABIERTO (97) 

 

Bibliografía
Bianchi, Soledad. (2009) «Triste, desalado y solo (Prólogo).» Mardones, Egor. Taxi Driver. Tomé. Al Aire Libro Editorial.
Espíndola, S. (5 de 01 de 2021). Las citas son portales. Una cita completa el poema en otro lugar, o le da otro sentido: Las 5 preguntas al poeta Samuel Espíndola Herández, sobre Resonancias magnéticas. Revista Origami. (C. Hualacán, Entrevistador)
Giaconi, C. (1954). La difícil juventud. ediciones renovación.
Mardones, Egor (2009). Taxi Driver. Tomé. Al Aire Libro Editorial.
–.(2012). Miramar Hotel. Tomé: Al Aire Libro Editorial.
Mercier, C. (2019). Más Conocimiento. CAMPUSTV UTALCA. (I. Palomo, Entrevistador) Instituto Abate Molina.
Riesenberg, S. (Dirección). (1971). Crónica de una victoria [Película]. Chile.

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en cambio de rollo / cambio de sábanas: sobre Miramar Hotel de Egor Mardones.

Relatos de mujeres viajeras

Este libro es el resultado de una excelente convocatoria realizada por las sociólogas Ivone Oyarzún y Libertad Vidal para recopilar relatos de mujeres viajeras y migrantes latinoamericanas.

Los doce relatos que presentamos a continuación forman parte de la convocatoria: “Relatos de mujeres viajeras y/o migrantes latinoamericanas”, iniciativa apoyada por Al Aire Libro Editorial, desarrollada durante los meses de octubre del 2020 a mayo de 2021. Las autoras aquí presentes, nos escriben desde diferentes territorios del mundo, compartiendo a través de la escritura sus experiencias de viaje y los motivos por lo que han debido o decidido dejar sus hogares para emprender una aventura en solitario o en compañía de otras mujeres, dentro del propio país o en el extranjero. Llevándolas a vivir una experiencia llena de desafíos y aprendizajes tanto individuales como colectivos. Cabe destacar, que la convocatoria se formuló como una instancia libre y abierta la cual no exigía tener escritura previa, ya que su principal propósito fue generar un espacio de escritura en tiempo de pandemia, como un acto de valentía y de testimonio de la experiencia vivida. 

El libro estará pronto disponible en formato ebook, por lo que les instamos a revisar constantemente nuestro sitio web 🙂

Publicado en BAZAR | Comentarios desactivados en Relatos de mujeres viajeras